-

¿Con o sin pareja? Cómo y para qué nos atraemos

27
may

¿Con o sin pareja? Cómo y para qué nos atraemos

Creamos nuestras relaciones desde la necesidad, buscando encontrar esa persona que nos complemente, proporcionándonos aquello de lo que nos sentimos carentes: felicidad, amor, apoyo, seguridad, compañía, etc.

Nuestra cultura nos hace creer que además la buena pareja debe durar para siempre y que “sin ti no soy nada y no sé vivir”, como rezan la mayoría de películas y canciones.

Cuando decimos que nos enamoramos lo que realmente se está produciendo es una química a nivel cerebral. Los niveles de dopamina y oxitocina, asociados al nivel de deseo y placer aumentan y los de serotonina disminuyen, favoreciendo que nos obsesionemos. Además se activan algunas de las mismas áreas cerebrales que cuando se consume drogas sintéticas, como el neocortex anterior, provocando euforia y se inactivan las encargadas de hacer juicios sociales sobre los demás, lo que explica el famoso “atontamiento” típico de esta fase y que nos “volvamos ciegos de amor” o que experimentemos un tremendo impacto y depresión si somos abandonados en esta fase, es el “mono”. Literalmente, nos volvemos “yonkis”.

 

 

¿Con o sin pareja? Cómo y para qué nos atraemos

 

 

La naturaleza es sabia y activa nuestra biología para que nos emparejemos, sentimos ese impulso para que pueda producirse la unión y el objetivo más primarios que es la reproducción. Sin embargo, hay otro objetivo de orden superior y es el de evolucionar como especie, el de crecer y mejorar. La vida está viva y, por tanto, no puede dejar de desarrollarse, igual que nosotros, como seres vivos que formamos parte de ella en un todo indiviso.

La cuestión sería… ¿Por qué sentimos esa química hacia determinadas personas y no hacia otras? o más bien… ¿Para qué…? y ¿Cómo nos atraemos?

Si el principal objetivo de la vida es el crecimiento, las relaciones son su mejor herramienta. Es solamente a través del otro que podemos conocernos a nosotros mismos. De la misma manera que por las mañanas me miro al espejo para poder ver mi aspecto físico, los demás son los que sujetan el espejo en el cual se refleja la imagen de lo que hay en mi interior para que podamos conocernos, cambiar y evolucionar.

 

Para que ello se de, nos vamos a atraer y aproximar en base a 5 leyes:

 

1.  La ley de la polaridad

2. La ley de la complementariedad

3. Ley de la resonancia o sincronicidad

4. La ley del espejo

5. La ley del árbol

 

La ley de la polaridad dice que vivimos un mundo dual, polarizado, donde cada concepto que conocemos tiene su opuesto noche/día, masculino/femenino, positivo/negativo, amor/miedo, luz/oscuridad, alegría/tristeza… como dos caras indivisas de la misma moneda, la vida busca el equilibrio de los sistemas a través de la complementación.

 

 

“La naturaleza es indivisible, no hay separación aunque se exprese en polaridades opuestas que a su vez son complementarias. La interacción entre las polaridades genera la vida, el movimiento y el autoconocimiento.” Alan Watts

 

 

¿Con o sin pareja? Cómo y para qué nos atraemos  ¿Con o sin pareja? Cómo y para qué nos atraemos

Nosotros somos unidades ya completas pero polarizadas, nuestro comportamiento suele estar extremado en muchos de nuestros rasgos de personalidad, agresividad/sumisión, control/dejadez, extroversión/introversión, etc. Pero como bien sabemos “la virtud está en el término medio”… En lugar de trabajarnos interiormente para buscar el equilibrio dentro de nuestra completud, buscamos inconscientemente aquel o aquella que nos complemente y equilibre desde la polaridad opuesta a la nuestra, es la ley de la complementariedad.

Por ley de atracción, resonancia o sincronicidad, nos vamos a sentir atraídos hacia las personas que equilibren esa balanza, pero pasado un tiempo, con el descenso de la química inicial, experimentamos un vacío, “el mono” y aquel que se había convertido en mi príncipe azul o princesa, pasa a la categoría de rana. Tú que me habías proporcionado tanta adrenalina ( falsa felicidad) ahora me la has quitado, has cambiado, ya no me quieres igual…. ¿te suena?

 

¿Con o sin pareja? Cómo y para qué nos atraemos  ¿Con o sin pareja? Cómo y para qué nos atraemos  ¿Con o sin pareja? Cómo y para qué nos atraemos

 

Empiezo a observar “tus defectos” que están en el extremo opuesto de los míos, comenzamos a condenar el comportamiento extremado del otro, atacando su forma de pensar y actuar, creyéndolo el culpable de nuestra decepción e insatisfacción, sin darnos cuenta de que nosotros también estamos situados en otro extremo, el opuesto, pero ya se sabe que “vemos la mota en el ojo ajeno pero no la viga en el nuestro”. “Eres un egoista” sin ser consciente que yo he dado en exceso por miedo y deseo de agradar, “prefieres estar con tus amigos que conmigo”, sin darme cuenta que yo tengo que trabajar mi dependencia emocional, “hablas demasiado” sin caer en cuenta de que soy yo quien tiene un problema de comunicación porque no se escucha a si misma. Y así nos va…

Es una ley de nuestra percepción, “la ley del efecto espejo”, nuestros sentidos nos hacen creernos separados de los demás, pero esto es solo una ilusión de nuestra mente. Como explican científicos Lynne Mctaggart en su libro “El campo” o Gregg Braden el “La matriz divina”, aunque aparentemente entre las personas y los objetos parece haber una separación, el vacío no existe. Hay un campo de energía, una matriz que todo lo conecta. Es una red a través de la cual circula la información en forma de ondas y partículas: la luz, el sonido… y también la vibración de nuestros pensamientos y emociones.

Resonamos,  vibramos en frecuencias de onda, y por ley de la física, lo semejante atrae a lo semejante, se encuentra, “Dios los cría y ellos se juntan”… y ¿qué va a ser lo semejante para la energía? Lo que se complementa, lo que es igual, aunque nosotros lo experimentemos como opuesto.

 

 

“Solamente se devendrá clara tu vision cuando mires dentro de tu propio corazón. Quién mira hacia fuera sueña, quien mira hacia dentro despierta” C.G. Jung

 

¿Y de dónde proceden esas tendencias, esos patrones de conducta? Nuestras creencias se conforman por condicionamientos de la cultura y contexto donde nacemos, a través de nuestras propias experiencias y, principalmente, de nuestra herencia familiar.

A nivel de actividad cerebral, civimos en estado de ondas theta hasta los 7 años, que es el equivalente a cuando estamos en un estado de hypnosis. Somos como robots programables y permeables a todo lo que vemos y se nos trasnmite, información que queda oculta en su mayoría en el inconsciente, por lo que tomamos decisions y elecciones sin saber los verdaderos motivos ocultos por los que lo hacemos.

La epigenética y la física cuantica demuestran que heredamos no solo nuestra condición física, sino también información asociada a patrones de conducta y formas de ver y entender la vida que a nuestro clan le han servido para sobrevivir, así como también las emociones asociadas a impactos y dramas no resueltos, como miedos, resentimientos, vergüenza, etc. que se almacenan en la mente subconsciente.

Como postuló A. Einstein, “la energía ni se crea ni se destruye, se transforma, la información es energía por lo que tiende a la repetición, la heredamos con el objetivo de trascenderla.

 

Atraemos a nuestra vida personas con las que compartimos información semejante, con las que resonamos, nuestros árboles se complementan, y así la vida busca el equilibrio de los sistemas.

A través del efecto espejo que nos hacen, podemos aprender a observer en un estado de no juicio y no posicionamiento, dejande de culpar y acusar, podemos convertirnos en observadores neutrales para entender lo que están mostrandonos esos espejos de nosotros mismos.

 

 

“Si quieres ver con claridad no te posiciones”. Enric Corbera

 

 

Las dificultades que experimentas en el ámbito de la pareja, conflictos, infidelidades, dependencias, dificultad para dejar una relación o para encontrarla, están hablándote de ti mismo/a, hay tendencias inconscientes que todavía tienes por descubrir para aprender y trascende, acercándote así hacia la verdadera madurez y libertad emocional. Dejamos de hablar del otro y de pretender cambiarlo para transformarnos a nosotros mismos.

Aprende a mirar a y escuchar lo que te dice el espejo y serás libre para escoger de otra manera.

 

“Aquellos que no aprenden nada de los hechos desagradables de sus vidas, fuerzan a la consciencia cósmica  a que los reproduzca tantas veces como sea necesario para aprender lo que enseña el drama de lo sucedido. Lo que niegas te somete. Lo que aceptas te transforma” C. G. Jung

 

¿Con o sin pareja? Cómo y para qué nos atraemos  ¿Con o sin pareja? Cómo y para qué nos atraemos  ¿Con o sin pareja? Cómo y para qué nos atraemos  ¿Con o sin pareja? Cómo y para qué nos atraemos

 

 

“Tú no puedes cambiar el mundo pero cambia tú y cambiará tu universo”. A. Einstein

 

Nuria Ballester

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR